Foro del Centro de Investigación y Desarrollo Educacional A.C.


    ¿QUE DICE EL NUEVO PROGRAMA SOBRE EVALUACIÓN Y EL DESARROLLO DE HABILIDADES DEL PENSAMIENTO?, ¿MÁS DE LO MISMO?...

    Comparte

    Beatriz Escamilla López
    Kinder
    Kinder

    Mensajes : 5
    Fecha de inscripción : 25/05/2012
    Edad : 52
    Localización : Toluca

    ¿QUE DICE EL NUEVO PROGRAMA SOBRE EVALUACIÓN Y EL DESARROLLO DE HABILIDADES DEL PENSAMIENTO?, ¿MÁS DE LO MISMO?...

    Mensaje  Beatriz Escamilla López el Mar Jun 05, 2012 6:45 pm

    ¿QUE DICE EL NUEVO PROGRAMA SOBRE EVALUACIÓN Y EL DESARROLLO DE HABILIDADES DEL PENSAMIENTO?, ¿MÁS DE LO MISMO?...

    [justify]El hacer docente debe ser una de las preocupaciones fundamentales de todos los actores del hecho educativo. Por ello me atrevo a decir que muchos educadores nos encontramos en medio de la incertidumbre.

    En este sentido, pareciéramos estar insertos entre el umbral de la puesta en práctica de un Programa de Educación Preescolar 2004, que no sólo apunta hacia el desarrollo integral de los niños, en cuestiones de desempeño, sino a la reflexión constante de nuestra propia tarea educativa, y un Programa de estudios 2011, que presenta una serie de inconsistencias que sólo atienden a alcanzar los llamados: “estándares curriculares” considerados en el Plan de Estudios 2011 y en la propuesta del acuerdo 592 de la RIEB (ACUERDO 592, E.B. 2011) que son descriptores de logro y definen aquello que los alumnos demostrarán al concluir un período escolar, y que de entrada, están basados en estándares de desempeño universales, por tanto, trabajar este apartado no será una tarea sencilla.

    Por consiguiente, abordar desde el ámbito de la evaluación el nivel de logro de una competencia, requiere de que el docente conciba al alumno como un ser individual, que debe no sólo adquirir conocimientos, habilidades, actitudes y valores, que le permitan ser capaz de plantear problemas cotidianos, seleccionar estrategias de resolución del mismo y aplicarlas para encontrar la más óptima.

    Resulta entonces ineludible basar el trabajo del aula en actividades relevantes para el alumno, las cuales le permitan verificar el impacto de los resultados, tomando en cuenta los aprendizajes esperados por el mismo.

    Visto desde ésta óptica, la actual propuesta de trabajo del PEP 2011, vislumbra no sólo el desempeño escolar de los alumnos, sino también el trabajo académico, que nos permita valorar las bondades y debilidades de la práctica pedagógica, además de poder reflexionar sobre la necesidad de favorecer desde nuestro espacio, su rendimiento académico.

    Es necesario entonces que como docentes, podamos identificar los distintos niveles de dominio que se pretende alcancen los alumnos, a partir del desarrollo de competencias necesarias para poder enfrentar los retos que se les presenten de manera cotidiana, pero que al mismo tiempo, los debe colocar a la vanguardia con el rendimiento académico de alumnos de otros contextos.

    Como puede apreciarse, desde la perspectiva nacional de la Educación preescolar, esta propuesta de trabajo, requiere no sólo de estar conscientes
    como docentes de la importancia de un trabajo arduo dentro y fuera de las aulas, sino de poder responder a las exigencias de una sociedad que demanda cada día nuevas exigencias y retos.

    Actualmente puede afirmarse que muchas educadoras, a lo largo de la puesta en práctica del Programa de Educación Preescolar 2004, se han logrado avances importantes en la transformación y el mejoramiento de su práctica pedagógica; convencidas de que es posible ofrecer a los pequeños experiencias en el aula que los hagan actuar frente a actividades retadoras, y dada la propuesta de la SEP, donde en el marco de la Reforma a la Educación Básica nos ofrecen materiales como “Jugar a pensar”, (I. PUIG, 2008), como una propuesta de la aplicación de Recursos para aprender a pensar en la educación infantil, basada en La Filosofía a l’escola, de (M. LIPMAN 1991).

    Con esta propuesta se pretende que las educadoras no sólo podamos suministrar conocimientos a los alumnos, sino que nos podamos constituir en un verdadero guía en la construcción de conocimientos del alumno, a partir de lo cual surge la idea de conocimiento construido y compartido, es decir se trata de proponer una manera de trabajar distinta, que no está dad por el docente, sino que se consensua por el grupo, con el firme propósito de asignar responsabilidades a los mismos estudiantes.

    Todo ello considerando que aprender es un proceso de construcción, por tanto el niño integra lo que aprende en el substracto de lo que ya conoce, de tal modo que el nuevo conocimiento pueda incorporarse en una red de conceptos. En este sentido puede entenderse que en la medida que se va aprendiendo, se establecen relaciones y conexiones entre la nueva información y lo ya existente.

    De igual modo, si nos detenemos a revisar el contenido del PEP 2004 y 2011, nos daremos cuenta que no se aprecian definiciones o conceptos de habilidad, y que sólo se perciben en los fundamentos de algunos campos formativos, parcialmente vislumbrados, por ello, si es nuestro deber como docentes promover en los alumnos el desarrollo de habilidades del pensamiento, hay que “mantenerse atentos, razonar, preguntar, elaborar explicaciones sobre lo que suponen, y trabajar en colaboración con otros” como lo expresa(RODRÍGUEZ, 2010) .

    Esta necesaria e importante reflexión sobre la práctica pedagógica, nos permitirá revalorar la importancia de nuestra tarea como educadores, por ello debemos comprometernos a revisar que a lo largo del ciclo escolar, se apliquen propuestas de trabajo que ofrezcan diversas posibilidades de transformación de la práctica educativa, y que nos permitan considerar diversos elementos útiles y necesarios para favorecer el aprendizaje de los alumnos.

    Cabe mencionar que dicho programa está orientado a propiciar la constante y necesaria reflexión docente, entendida como la reconstrucción de la experiencia del trabajo que realiza el maestro con sus alumnos, y que demanda la revisión de lo que ocurrió, la identificación de aspectos clave sobre la intervención pedagógica y posteriormente comparar y contrastar el análisis de su práctica con otros colegas.

    Resulta conveniente entonces, entender que debemos por tanto, buscar los espacios académicos necesarios, para compartir y disipar dudas que nos ayuden a orientar nuestro trabajo y promover una reflexión constante, considerando también en nuestra tarea, el “desarrollo de habilidades del pensamiento de los alumnos” (PUIG I., 2008), encaminadas a promover en ellos, un pensamiento analítico y crítico, desarrollando al mismo tiempo, competencias para la vida.

    En consecuencia, es necesario reconocer en el presente trabajo como punto central, que los docentes tomemos conciencia de cómo poder contribuir a partir de lo que sabemos hacer, en nuestro quehacer cotidiano, así como comprometernos a mejorar las condiciones de aprendizaje de nuestros alumnos, con lo cual muy seguramente contribuiremos a fortalecer la calidad de educación que debe brindarse a una sociedad que cada día exige mayores retos educativos a nivel nacional e internacional.

    Todo lo expuesto anteriormente coadyuvará seguramente a una mejor apropiación del nuevo Programa de estudios 2011, para poderlo aplicar ya al trabajo cotidiano, a partir del diseño de proyectos de investigación o situaciones didácticas que retomen los principios pedagógicos que demanda actualmente la educación preescolar.

    Aunque la actual propuesta de trabajo académico 2011, arroja de entrada muchas bondades, al concentrar propuestas curriculares funcionales que pueden favorecer el desarrollo integral de los alumnos de educación básica, por su flexibilidad puede caerse en contradicciones como: ¿qué considero para evaluar, los estándares curriculares, los aprendizajes esperados o las competencias?, ¿verdaderamente puedo desarrollar habilidades del pensamiento en mis alumnos?, ¿cómo lo hago?, ¿qué sustenta mi trabajo?.

    Entonces resulta necesario que directivos y docentes conozcamos de cerca lo que pretende el programa, para poder orientar el trabajo académico de las docentes. Sin embargo, esta vez, no se abrirán talleres, cursos o reuniones que permitan una mejor identificación y apropiación del mismo, dado que inicialmente sólo se convocó a personal académico de la dirección de educación básica de cada estado, luego ellos, hicieron recientemente llegar la
    información a supervisores y asesores metodológicos de las distintas zonas escolares de cada nivel, y ellos se encargarán en próximas fechas de hacerla llegar a directivos y docentes de cada institución.

    Como puede apreciarse, nadie garantiza que la información sea fidedigna o parcialmente real, y me preguntó, ¿cómo llegará a las docentes?, si no hay espacios académicos destinados para tal fin, y en consecuencia, la apropiación del nuevo programa de estudios ¿será la más apropiada y cercana a la propuesta inicial, ya aplicada al trabajo del aula?

    Lamentablemente, las autoridades educativas no se han dado a la tarea de tener una visión más mediática respecto al resultado de la aplicación del trabajo curricular al interior de las aulas.

    De este modo, es muy probable que además como educadores corramos el riesgo de caer en constantes contradicciones y conflictos, como: ¡todo cambió!, ¿Cómo vamos a trabajar ahora?, ¿qué y cómo voy a evaluar?, ¡nada que ver con el PEP anterior! ¡hay que volver a empezar!, ¿todo cambio es bueno no?, ¡hay que desechar lo que ya no sirve!, ¡vamos a ver que más se les ocurre!

    Será necesario al mismo tiempo, en cada institución, hacer un sondeo de exploración oportuno, tratando de concentrar las inquietudes, necesidades y debilidades académicas de las docentes, e integrar un listado de necesidades académicas, y con ello, construir propuestas de mejora, para el trabajo que se va a desarrollar el ciclo escolar 2011-2012, por ello se incluye también en el mapa curricular de la educación básica las asignaturas de inglés y computación organizadas por ciclos.

    Lo más importante, es concientizarnos, que la implementación de un nuevo programa de estudios, no tiene que ser un cambio total, que el trabajo requiere de revisar que modificaciones se hacen al trabajo del aula, a partir de los planteamientos del PEP 2011.

    Habrá de elaborarse inicialmente, un diagnóstico escolar para detectar las necesidades académicas más apremiantes de las docentes. Posteriormente, deberá darse a conocer la propuesta de trabajo al colectivo docente, y realizar los ajustes o adecuaciones más pertinentes para un trabajo óptimo.

    Deben buscarse espacios académicos de actualización y promover la participación de las docentes de cada institución, a partir del diseño de situaciones didácticas innovadoras que pongan en práctica las ventajas de la propuesta de experimentación pedagógica, como estrategia didáctica para lograr el desarrollo de competencias de os alumnos.
    [/font]L.E. BEATRIZ ESCAMILLA LÒPEZ

      Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 9:33 pm